Luz, cámara… ¡Sanber!
Llamanos para reservar turno o escribinos para acercarnos tus comentarios. Nos encantaría que lo hicieras.
Abrimos de lunes a sábado de 9am a 5am y los domingos de 6pm a 5am.
El Sanber

Luz, cámara… ¡Sanber!

Hay diferentes formas de ver el San Bernardo: a través del vidrio de un pocillo de café, por encima del atril de un juego de Burako, en el reflejo de los ojos indescifrables del contrincante de truco, o en las anécdotas de quienes mantienen viva la historia del bar. Pero también, el San Bernardo puede verse a través de la pantalla o el monitor, en la tele o en el celular, porque son muchos los que eligieron el café para filmar películas, video clips, series o documentales. Está claro que se mire como se mire, en el Sanber siempre hay algo para ver.

LUZ, CÁMARA… ¡SANBER!

SANBER Y MÚSICA, LA PAREJA PERFECTA

Cronopios se define como una banda de alma porteña, que nació en Villa Devoto hace más de 10 años cuando un grupo de adolescentes descubrió que los unía el amor por la música. “Siempre tuvimos una estética urbana, tocamos en circuitos porteños, nos gusta sacar fotos por barrios de Buenos Aires, la ciudad está presente en lo que hacemos de distintas maneras, cuenta Mateo Mossio, baterista de la banda. Cuando tuvieron que elegir una locación para la primera escena del video clip del tema Películas para dos, la elección fue sencilla y casi obvia: “Elegimos el bar porque solemos venir a jugar ping pong, comer papas fritas y compartir algunas cervezas, pero sobre todo porque sentimos que es una especie de templo, ícono del barrio, y de la ciudad”, explica. Por eso, aunque el espectador distraído pueda pensar que el Sanber es una locación más, para Cronopios es la pieza que faltaba para completar la historia que querían contar. “El video empieza cuando el personaje principal encuentra a Pato, el guitarrista de la banda, jugando al billar en el Sanber. Lo ve igual a George Harrison, entonces se obsesiona con él, porque le recuerda a su mujer que era fanática de los Beatles”, agrega el músico.

La inspiración urbana no es el único punto en contacto entre el Sanber y la banda. “El bar tiene todo un aire nostálgico y nosotros somos medio vintage, con mucha influencia de las tendencias musicales de los setenta y ochenta”, concluye Mateo.

Películas para dos es parte de Pedro, el primer disco de Cronopios, que salió en 2016. Sus diez temas suman, a la inspiración beatle, una búsqueda experimental que le suma un estilo propio y original.

Peliculas Para Dos - Cronopios

Peliculas Para Dos – Cronopios

Kevin Johansen - desubicados.tv

Kevin Johansen – desubicados.tv

Hotel Patagonia, Desde que te perdí y S.O.S. son los temas que interpreta Kevin Johansen en el Sanber para Desubicados TV, la web que se dedica a generar momentos musicales de intérpretes reconocidos en contextos totalmente inesperados. Con la consigna de que cualquier lugar puede transformarse en un escenario, el cantante entona sus tres hits en una mesa mientras, en el fondo, todo sigue igual. ¿El resultado? Un momento donde lo conocido se funde con lo extraordinario, algo que en el bar pasa bastante seguido.

Si bien Johansen asegura que su música no tiene género definido, la fusión de estilos es su marca registrada. Igual que para el Sanber, en lo ecléctico está su magia.

SIN DECIR UNA PALABRA

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. La historia de Oscar Master, el ídolo del ping pong sanbernardino retratado en la película Enseguida Anochece, también es protagonista de otros cortos como éste que, sin ningún tipo de dialogo o voz en off, buscan capturar su fascinante historia e inmortalizarla en la pantalla. Así es como, muchas veces, los habitúes del San Bernardo se convierten en estrellas de la mística porteña.

Algunas imágenes se repiten: las pizarras negras con el menú y el listado de los equipos de metegol, el pique ansioso de la pelota de metegol, los candados oxidados que encierran tacos de billar sin dueño, muchas de ellas en este video de un minuto que sólo con una sucesión de imágenes representa el Sanber que todos conocemos.

Sin embargo, no sólo en esas escenas se encuentra la identidad del bar. En el documental SanBer, de Siembra Cine, el ruido ambiente es el protagonista del relato que representa un día entero en el bar, en sólo 10 minutos. La jornada empieza con encuentros espontáneos, la tele repitiendo un partido de fútbol y el eco de algunos sonidos perdidos de la cocina y el salón. La cámara enfoca hacia afuera, y puede verse el tránsito de la Avenida Corrientes, que va a otra velocidad. La película muestra la mutación que atraviesa el bar hasta que llega la noche. Cambian los ruidos, porque ahora ya es todo barullo, cambia la gente y, mientras la calle se aquieta, adentro el ritmo se acelera.

Películas sin voz que dicen mucho. Lo cierto es que, para contar de qué se trata el Sanber, muchas veces sobran las palabras.

SanBer - Siembra Cine

SanBer – Siembra Cine

Café San Bernardo - Lucía Witte

Café San Bernardo – Lucía Witte

EL JUEGO DE LOS SIMULADORES

Uno de los partidos de pool más famosos que se jugó en el bar es el que disputaron Diego Peretti, Federico D’Elia, Alejandro Fiore y Martín Seefeld. Fue el día en que el bar fue lugar de encuentro para la planificación de un sofisticado complot por parte de Los Simuladores, la tira de ficción escrita y dirigida por Damián Szifrón. En el capítulo “El testigo español”, entre jugada y jugada, el grupo va tejiendo la idea para ayudar a una mujer a deshacerse de un ocasional amante que ha vuelto a Argentina y pone en riesgo su matrimonio. La genialidad del plan se remata con una muestra de destreza por parte de Emilio, el personaje de Peretti, que sorprende a sus cómplices. Se ve que, así como los sofisticados complots de este grupo, el pool también tiene mucho de estrategia, habilidad y talento.

Los Simuladores en el Sanber

Los Simuladores en el Sanber

Los Simuladores en el Sanber

Los Simuladores en el Sanber

En el Sanber todos son bienvenidos. Un alma solitaria que juega con el papel de la galletita que acompaña el café, convive con las risas de un grupo de veinteañeros que retumban en todo el lugar. Fragmentado y coherente a la vez; de culto y de moda; el “mismo de siempre” y también el nuevo: es difícil capturar al Sanber en una sola toma, en una sola escena, en una sola película. Por eso fue y seguirá siendo retratado en todas sus facetas y aún así, será imposible capturarlo del todo.