Enseguida anochece (de la mesa de ping pong a la pantalla grande)
Llamanos para reservar turno o escribinos para acercarnos tus comentarios. Nos encantaría que lo hicieras.
Abrimos de lunes a sábado de 9am a 5am y los domingos de 6pm a 5am.
El Sanber

Enseguida anochece (de la mesa de ping pong a la pantalla grande)

Así como sus torneos de billar o sus famosas papas fritas, las historias son parte de la identidad del San Bernardo. Por eso no sorprende que para Gonzalo Gerardín y María Paula Trocchia haya sido la musa que inspiró una de sus películas. Un corto inicialmente motivado por contar la historia de un hombre común, aunque "Enseguida Anochece" resultó ser mucho más que eso.

¿Jugaste alguna vez conmigo?. Así los encaró Oscar cuando se conocieron, una madrugada hace ya algunos años. Esa pregunta era su carta de presentación, como si el ping pong le diera sentido a todo lo que lo rodeaba. Partido tras partido, este parco habitué despertó tanto cariño como intriga en Paula y Gonzalo.

Una tarde de verano se supo que, como él mismo deseaba llegado el momento, Oscar había dejado su último aliento en un partido de ping pong. En el bar ya es leyenda que su puño siguió apretando la paleta como un modo de aferrarse a la pasión de su vida, aún cuando ya había soltado todo lo demás.

LA HISTORIA DE OSCAR ES LA HISTORIA DEL SANBER

Para Paula y Gonzalo, la noticia despertó el deseo de indagar un poco más sobre la historia de Oscar Master, como solían llamarlo, y el misterioso magnetismo que el Sanber tiene en quienes, por distintos motivos, lo eligen como refugio urbano. Al poco tiempo se los empezó a ver largas horas con su cámara, capturando escenas para el nuevo proyecto de su productora Angelita Cine.

“El corto empezó como la historia de Oscar pero a medida que fuimos pasando tiempo ahí, se convirtió en una excusa para hablar de la noche, de la muerte, de la soledad. También el corto cuenta algo de estos lugares de pertenencia, del bar mismo que ya no es el mismo que conoció Oscar. Son temas que fueron apareciendo a medida que íbamos avanzando”, nos relata Gonzalo.

Indagar sobre el argumento de Enseguida Anochece es encontrar una respuesta distinta en cada espectador, y eso es algo que sus realizadores celebran.

Laura, la nuera de un recordado fundador del Sanber, es quien hoy maneja el bar junto a su marido Carlos y su hijo Lucas. “He conocido a Oscar de vista, sin embargo, fue después de su muerte y a través de la película que empecé a entender muchas cosas, como la mística que hay en este lugar. Sin lugar a dudas, historias como la de Oscar son las que van forjando la identidad del San Bernardo. Tenemos historias de dos y tres generaciones. Hoy regresan jóvenes que venían de chiquitos con abuelos y se sorprenden. Otros añoran lo que fue. Son válidas contradicciones“, reflexiona.

sanber-enseguida-anochece-foto-3sanber-enseguida-anochece-foto-2

DETRÁS DE ESCENA

Cada uno está solo sobre el corazón de la tierra
traspasado por un rayo de sol:
y enseguida anochece.

Este poema del premio Nobel de Literatura italiano Salvatore Quasimodo es uno de los preferidos de Paula y le dio su nombre al corto. “Resume la soledad del ser humano, que no somos más que un segundo. En tres líneas cuenta lo que a nosotros nos llevó 13 minutos”, afirma sonriendo.

Comenzar a ver la película es como entrar al Sanber por primera vez. No es difícil dejarse llevar por una sucesión de imágenes que combinan dosis de nostalgia, emoción y curiosidad por descubrir que va a pasar después. Si bien estrictamente es un documental, su protagonista nunca aparece en pantalla. La figura de Oscar se va reconstruyendo como un rompecabezas a través de fragmentos de su casa, de la voz en off que lo describe, de escenas de otros como él en quienes podemos reflejarlo. Para Paula, “la historia se cuenta a través de diversos elementos. La idea es que, como un poema, produzca distintas sensaciones, que nada sea literal”.

Enseguida Anochece se estrenó en 2013 luego de largos meses de filmación, de algunas dudas, y de una etapa de trabajo interrumpido, que coincidió con el período de renovación del Sanber. “La película llegó en un momento muy especial para nosotros; el café estaba atravesando una etapa muy difícil y surgía el desafío de recuperarlo de la agonía”, relata Laura. “Muchos decían que el café había muerto con Oscar. Pero siempre hay una segunda oportunidad”.

El resultado final valió el esfuerzo, las noches en vela y la crisis creativa. “Enseguida Anochece” participó en decenas de festivales y ganó premios como Mejor Cortometraje Documental (Festival Internacional de Cine de Santa Cruz – Bolivia), Mejor Guión (Festival Internacional de Cine de Tapiales – Argentina) y Mención Especial (Festival Internacional de Cine de Monterrey – México), entre otros.

UN GUIÓN SIEMPRE ABIERTO

El cortometraje espía en las vidas particulares de todos los Oscares que transitan el Sanber y al mismo tiempo plantea preguntas universales, que los directores eligen responder con cierto romanticismo. Como el sabor dulce de una revancha ganada en una mesa de ping pong, la muerte en Enseguida Anochece tiene sentido reparador.

Porque Oscar casi siempre estaba en silencio, pero “cuando acertaba uno de esos remates para los que nadie estaba preparado, donde conjugaba la belleza y una enorme capacidad para dejar en ridículo a su rival, sucedía algo extraordinario: se reía, sentía una dicha auténtica” cuenta la voz imaginaria del relato.

Enseguida Anochece es, entre otras cosas, el homenaje a un hombre común y a la pasión que le hizo brillar los ojos hasta el último día. Mientras la pantalla se funde a negro, la sensación es de cierto alivio, como el goce que permite escapar de la oscuridad de noche.

Para ver “Enseguida Anochece”: vimeo.com/album/2349459/video/64038239
Más sobre Angelita Cine: facebook.com/angelitacine

sanber-enseguida-anochece-foto-4sanber-enseguida-anochece-foto-1